LINKS
LINKS PERSONALES
SERVICIOS
Víctor Raúl habria tenido una hija
Cuando uno de ellos, apellidado Giardini según dijo, supo quién era Edmundo, lo saludó calurosamente y le dijo que él había pintado en Roma el retrato de la hija de Víctor Raúl. También me hizo recordar que en Villa Mercedes, en un lugar destacado, Víctor conservaba el retrato de una muchacha rubia y esbelta que tal vez sería el de Alíce Hoehler.

Por Hugo Sánchez M.

Este cuadro se encuentra en un lugar preferencial de la sala en la casa de Víctor Raúl Haya de la Torre en Villa Mercedes

La vida de Víctor Raúl estuvo signada por la persecución, destierro y amenazas de muerte. En estas circunstancias era lógica una actitud de proteger a los seres más queridos, los hijos.

Varios autores han escrito sobre el Haya de la Torre amante de la tertulia literaria y los festejos trujillanos, así como del hombre que no pudo evitar enamorarse. Se menciona a Angélica Albrech, una bellísima rubia trujillana, Emilia Orbegoso de una notable familia y ya en Lima con Anita Billinghurst hija de un expresidente. El destierro lo llevo a México donde hizo una sólida amistad con la gran poetisa chilena Gabriela Mistral y más de un testigo confirma un fugaz idilio.

En una carta a Ella Wolfe, escrita en Londres el 20 de Junio de 1925 dice: "yo espero que volveré a Rusia. Mi gran afan es volver alla. Queria irme este año pero los asuntos del Perú no me dejan. Es posible que en cuanto logre tener siquiera cuarenta dólares libres me vaya. Esto no será sino después de muchos meses. De todos modos yo antes de irme ya definitivamente a América, volveré a Rusia. Quien sabe si regrese con una muchacha ... muy bolchevique."

En 1929 Haya de la Torre llego a Alemania y fue alojado con la familia Hoehler hasta 1931. 

Luis Alberto Sánchez describe en el Libro “Sobre la herencia de Haya de la Torre" de la siguiente manera: "el drama alemán que afectaba a sus amigos y anfitriones en ese país, los Hoehler. Ellos eran de origen hebreo. La familia constaba de cuatro o cinco miembros: los esposos Hoehler, su hija Alice de unos veinte años, relacionada sentimentalmente con Víctor Raúl, su hijo adolescente Christian y quizás otro hijo más. Los Hoehler desde luego no simpatizaban con Hitler y se sentían amenazados por la campaña antijudía nazi, aunque estaban muy lejos de suponer que al segregacionismo seguiría el genocidio en muy pocos años."

Víctor Raúl en 1930 con estudiantes peruanos y alemanes en la casa de Charlotemburg. A su izquierda Alice Hoehler, la mujer alemana que Felipe Cossio del Pomar vinculaba sentimentalmente con Haya de la Torre. (1)

Los Hoehler consideraban a su proscrito huésped peruano como un hijo mayor. Christian escuchaba atentamente las charlas de Haya en inglés y Alice colaboraba en sus estudios, a la vez que se esforzaba por enseñarle el idioma alemán. Para completar este cuadro hogareño Víctor obtuvo que fuese admitido en casa un perro grande y dócil con el que compartía sus peripatéticos ocios y sus juegos. Fue el primer “Tony” de la serie de canes que con ese nombre tuvo Víctor Raúl hasta su muerte." (2)

Durante su estadia en Berlin con los Hoehler vivio en el barrio de Charlotteville.

 Luís Alberto Sánchez menciona a Ms. Anna Graves, amiga de John Mackay  y misionera protestante que apoya los viajes a Rusia y becas de estudio en Inglaterra en 1925 para Víctor Raúl. Ella le tenia gran aprecio y llegó a conocer algunos detalles de su vida afectiva,

En 1935, Sánchez se entera involuntariamente de asuntos no revelados por Haya en un viaje a Santiago de Chile.

Ms. Graves lo visita y le confia una carta para Víctor Raúl. Le hablo de él con ternura de madre llamandolo "my poor child" y le hizo preguntas sobre la suerte de Alice Hoehler. Ms. Graves daba por supuesto que Sánchez estaba bien enterado de que Víctor habia tenido una relación fecunda con Alice y se condolia de la obligada separación del "poor child and his daugther".

Dice Luis Alberto Sánchez, que Haya nunca negó ni acepto esta alusión a una hija alemana suya en su correspondencia, pero sentia una indudable molestia en compartir un tema tan intimo. Es más, su antigua amistad con Anna Graves se trocó desde entonces en amargura, como puede comprobarse en algunas cartas incluidas en el Tomo I de la Corespondencia Haya-Sánchez. (3)

Luego Gabriel del Mazo, gran amigo de Víctor Raúl y cercano confidente, confirma el delicado secreto.  Bajo la persecución de Hitler contra los judíos el hermano Christian emigra a Londres y Alice madre de una niña pudo salir a Italia.

Relata Sánchez que, no es una ilusión pensar que la insistencia de Víctor Raúl en permanecer en Roma entre 1958 y 1969 tuviera relación con ello

Más allá de estos amigos y correligionarios, la compañía más asidua y provechosa para Haya fue sin duda la de Alice Hoehler, cuya juventud y belleza fueron un acicate para el desterrado y un buen motivo para aprender el idioma alemán. (4)

 
Alira Haya de la Torre de Valencia, hija de Don Edmundo y sobrina de Víctor Raúl revela un testimonio sobre la hija de Víctor Raúl, según una confidencia que le hiciera en 1969 Gabriel del Mazo. Esto coincide con lo escrito en el libro de Luis Alberto Sánchez "Sobre la herencia de Haya de la Torre". La entrevista fue realizada por Hugo Vallenas, Rocio Valencia y Hugo Sánchez.

El 29 de enero de 1989, Edmundo, el hermano menor de Víctor Raúl, contó que un día, almorzando en el restaurante El Chalaquito, en El Callao, tuvo oportunidad de tratar a unos italianos recién desembarcados. Cuando uno de ellos, apellidado Giardini según dijo, supo quién era Edmundo, lo saludó calurosamente y le dijo que él había pintado en Roma el retrato de la hija de Víctor Raúl. También me hizo recordar que en Villa Mercedes, en un lugar destacado, Víctor conservaba el retrato de una muchacha rubia y esbelta que tal vez sería el de Alíce Hoehler. (4)

Víctor Raúl mantuvo en estricta reserva su vida personal y se le oyó decir «Quien se casa con la política no puede tener otra pareja». Durante su agitada vida política fue motivo de calumnias y difamaciones en su vida sentimental.

Fue su decisión mantener la confidencialidad de su vida y como tal la sobrellevó alegre, discreta y valientemente.

A casi 80 años de estos acontecimientos y desaparecidos sus protagonistas, queda una esperanza de saber si Víctor Raúl tuvo descendencia. Si existen, debemos buscarlos, viven en Europa y no saben que fue un gran politico, un buen hombre entregado a una causa de Justicia para un pueblo.

Apristamente
Hugo Sánchez

(1) Vida y obra de Víctor Raúl Haya de la Torre. II Concurso Latinoamericano de ensayo, 2006. p 443

(2) Libro “Sobre la herencia de Haya de la Torre” de Luís Alberto Sánchez que se hizo con la colaboración de Hugo Vallenas. 1994. p 139

(3) p. 68 , (4) p. 142 , (5) p. 69

En el hogar de la Familia Valencia Haya de la Torre: Fernando Arias, Jorge Carrasco, Hugo Vallenas, Hugo Sánchez, Alira Haya de la Torre, Rocio Valencia, Diogenes Arce. Alli se converso del aprismo heroico y de Víctor Raúl, su vida, su sacrificada dedicacion al partido, Anécdotas y vivencias. Proximamente estaremos publicando en video estos testimonios.
LA HIJA DE VICTOR RAUL HAYA DE LA TORRE (SEGUNDA PARTE)
En febrero de 1994, se publicó en Lima el libro póstumo del doctor y maestro Luis Alberto Sánchez, con la colaboración del historiador Hugo Vallenas Málaga y cuyo título es: “Sobre la Herencia de Haya de la Torre” (1). En este libro valiosísimo y poco conocido, Luis A Sánchez biógrafo y amigo muy cercano a Víctor Raúl narra con bastante detalle varios pasajes de la vida privada, hasta entonces desconocida del jefe y fundador del aprismo.
escribe: Rocío Valencia Haya de la Torre
Rocio Valencia Haya de la Torre

Tarea difícil y delicada es atreverse a escribir acerca de la vida privada del hombre cuyo pensamiento y actuación marcaron la historia social y política del siglo XX peruano, y continúan influyendo los inicios del nuevo milenio.

El tema no es atrayente y sin embargo dado el número de periodistas e inclusive de novel escritores peruanos que se han dado a la tarea de escribir artículos e inclusive libros acerca de este tema basándose en las memorias de personajes externos y fugaces que no formaron parte de la lista de confidentes cercanos y biógrafos confiables, he considerado necesario, sobre todo para la comunidad aprista actual que estudia con seriedad el pensamiento y el ejemplo humano de Víctor Raúl, escribir mi testimonio familiar, basado en las anécdotas de mi madre y de mi abuelo, hermano menor de Víctor Raúl.

En febrero de 1994, se publicó en Lima el libro póstumo del doctor y maestro Luis Alberto Sánchez, con la colaboración del historiador Hugo Vallenas Málaga y cuyo título es: “Sobre la Herencia de Haya de la Torre” (1). En este libro valiosísimo y poco conocido, Luis A Sánchez biógrafo y amigo muy cercano a Víctor Raúl narra con bastante detalle varios pasajes de la vida privada, hasta entonces desconocida del jefe y fundador del aprismo.

El Sr. Blasco Bazán Vera ha recogido de dicho libro, la información que reproduce en su artículo: “La Hija oculta de Haya de la Torre” publicado en el diario “La Industria” de Trujillo en marzo del 2009. Es importante mencionar las fuentes bibliográficas, epistolares e inclusive orales ya que sin ellas, los investigadores no podrán reconstruir los hechos.

Rompiendo un silencio de veinte años, mi madre, Alira Victoria Haya de la Torre, compartió con mi abuelo, Edmundo Haya de la Torre (fallecido en 1994) el incidente ocurrido en su apartamento de la calle Tudela y Varela, San Isidro, allá por el año 1968 o 1969, cuando mis padres llevaban tan solo dos años de casados. Había venido a visitar Lima, Gabriel del Mazo, amigo argentino intimo de Víctor Raúl y confidente. Mi padre, Alberto Valencia, lo había conocido y entablado amistad con él durante su primer exilio en Argentina a finales de la década del 50. La pareja lo invitó a almorzar y cuando mi padre se retiró de la mesa por unos instantes, del Mazo le confió a mi madre el siguiente secreto: “Alira, tengo conmigo la dirección de la hija de tu tío” Mi madre le preguntó entre otras cosas por qué no se habían casado. Del Mazo le contestó: “tu tío quiso casarse, pero ella prefirió no casarse con el debido a su situación”. Esto significa que hasta finales de la década del 60, la hija de Víctor Raúl estaba viva y muy probablemente su lugar de residencia era Italia a donde su madre, la dulce y tierna Alice Hoehler, de origen judío había tenido que escapar durante la persecución nazi. Tal y como dice LAS en su libro, p. 69, “no es una ilusión pensar que la insistencia de Víctor Raúl en permanecer en Roma entre 1958 y 1969 tuviera relación con ello”. En los preparativos del libro, “Sobre la herencia de Haya de la Torre” almorzaron en casa de mis padres, mi abuelo Edmundo, hermano menor de Víctor Raúl y Luis Alberto Sánchez y esta confidencia de mi madre salió a la luz. Su relato unido a la propia experiencia de mi abuelo en el puerto del Callao con Giardini y unido a los intercambios epistolares entre Anna Graves y Víctor Raúl y entre el propio Luis A. Sánchez y Víctor Raúl confirman en su conjunto, la existencia histórica de la hija de Víctor Raúl Haya de la Torre que según afirma Sánchez en su libro póstumo, “Sobre la herencia…” ya había para entonces fallecido.

La anécdota de mi abuelo, tal y como la relata mi madre, Alira Victoria hoy en día, es que en una oportunidad, mi abuelo se encontraba almorzando en el restaurante “Cordano” del Callao cuando se le acercaron dos caballeros, uno de ellos un italiano de apellido Giardini que acababa de bajar de un barco. Al enterarse que se trataba del hermano de Víctor Raúl se acercaron a su mesa a saludarlo y el italiano le contó a Edmundo que en Roma él había tenido el honor de pintar a la hija de Víctor Raúl que era “bella como un sol”. Anécdota que coincidía plenamente con el intercambio privado entre mi madre y Gabriel del Mazo.

Es dramático y lamentable pero la familia no cuenta, ni con la dirección de la hija que Víctor Raúl tuvo con Alice Hoehler, con cuya familia vivió, en la ciudad de Berlín entre 1929 y 1931, ni tampoco con la dirección de su hermano Christian Hoehler quien huyó a Londres el año 1931 gracias a la ayuda y gestiones de Anna Graves, amiga y protectora del entonces joven político deportado. El hecho que haya fallecido y que al casarse haya perdido el apellido no ayuda en la búsqueda, sin embargo y tal vez algún investigador hayista o algún audaz periodista europeo pueda ayudarnos algún día a encontrar a los descendientes de esta insigne peruano-alemana, cuyos nietos deben estar entre los cuarenta y los cincuenta años de edad, viviendo tal vez en Italia, tal vez en Alemania, tal vez en Londres. Solo Dios sabe dónde.

 

(1)Sánchez Luis Alberto y Hugo Vallenas. Sobre la herencia de Haya de la Torre. Lima, 1994.

En la casa de Rocio Valencia se hablo de la posible hija de Víctor Raúl con Alice Hoehler, y por la importancia del testimonio se filmo en video a la Sra. Alira, esposa del insigne poeta Alberto Valencia e Hija de Don Edmundo hermano de Víctor Raúl. La entrevista fue preparada por Rocio Valencia, Hugo Vallenas y Hugo Sánchez el 07 de agosto del 2009. En la foto Hugo Sánchez, Rocio Valencia, Fernando Arias y Alira Haya de la Torre vda. de Valencia.

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (ActualizadoSeptiembre 2009)
E-mail para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista