Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
SERVICIOS
El pensamiento revolucionario de Haya de la Torre
Este documento que por primera vez exhibo y que pertenece a mi archivo “que se entregará al conocimiento de todos los sectores cuando yo muera” - demuestra que el partido aprista es un proceso, un proceso que inclusive en sus inicios tiene apreciaciones que más tarde se van a modificar, pero lo trascendente es que el pensamiento de Haya de la Torre genera dicho proceso de acuerdo con la realidad que impacta al personaje: El cambio mundial, la transformación que va ocurriendo y que él va percibiendo, como toda su generación.
Por Armando Villanueva del Campo
Armando Villanueva del Campo

Transcribimos a continuación  la intervención que hizo el compañero Armando Villanueva del Campo en la exposición realizada el 7 de mayo del 2009 sobre Ideología Aprista en las Mesas de Diálogo sobre Pensamiento Político, auspiciadas por el Instituto por la Democracia y Asistencia Electoral, IDEA, (por sus siglas en inglés),  y en la que también hablaron los compañeros Carlos Roca Cáceres y Javier Tantaleán Arbulú. En fechas sucesivas otros expositores analizaron el pensamiento socialcristiano, el socialismo, etc. (Adelanto de la información que será publicada próximamente)

El Haya de la Torre fundamental es un filósofo de la historia. Haya fue por encima de todo, un filosofo de la historia, cuya tesis sustantiva no se da en El Antiimperialismo y el APRA sino en Espacio-tiempo histórico, donde plantea las bases filosóficas de su doctrina. Esta doctrina fue producto de su compenetración con la realidad indoamericana y es lo que ha permitido que el partido persista más de ochenta años. En la historia de la filosofía no encontramos un solo creador, incluidos los pensadores liberales más distinguidos, cuyas ideas hayan emergido al margen de la realidad. Las interpretaciones pueden ser distintas, pero no hay ideas originales ajenas a la realidad, a la vida de la gente, a la vida de la sociedad.

¿Cómo nace el pensamiento revolucionario de Haya? Él lo relata en la introducción a Espacio-tiempo histórico. En su niñez, cuando visitaba las ruinas de Chan Chan, la ciudad del gran imperio Chimú, notaba una discrepancia entre lo que había aprendido en el colegio de los padres franceses y lo que los españoles habían descubierto en el año 1530 que situaban Chan Chan en la Edad Moderna de la Historia Universal que se estudiaba en los colegios. La contradicción que encontró ese joven entre lo que estudiaba en los libros y la realidad de un mundo distinto que era nuestra historia antigua lo llevó a pensar en no había que aplicar los libros a la realidad sino que convenía, más bien, hacer que los libros surgieran de la realidad. De aquí podemos deducir cómo se desarrolló el pensamiento de Haya de la Torre. Junto a otros jóvenes que constituyeron el Grupo Norte gloriosa agrupación intelectual peruana del siglo XX- llegó a la universidad con la inquietud de no seguir el europeismo sino ser de los creadores de una concepción distinta del mundo, fundada en el proceso continental pre hispánico.

Las Bases del Aprismo.-

La primera fuente para la concepción de Haya de la Torre fue el anarquismo conocida por él a través de algunas bibliotecas de Trujillo -especialmente la del Dr. Pérez Treviño- y sus conversaciones con miembros de un pequeño grupo anarquista de la ciudad. Destacaba entre ellos el maestro Rainaga que era profesor de música y baile. En 1917 viajó al Cuzco pasando por primera vez por Lima. El nos contó que una vez estando en Saccsayhuaman vieron pasar a unos indios demacrados y chacchando coca y uno de los presentes se refirió a ellos como en proceso de degeneración, “volverán a ser grandes cuando haya justicia” comentó otro de los jóvenes allí presentes. Y cuando regresó del Cuzco a Lima, como estudiante de San Marcos se incorporó plenamente a la lucha por la jornada de las 8 horas: era 1919. Si se analiza la historia del APRA, se observará que la primera base del Partido Aprista fue y es la Base Sindical antes de que se hiciera partido. Inclusive en esos tiempos Haya estaba en contra de los partidos Como participe en esa jornada conjugó los intereses de los estudiantes con los obreros y la necesidad de que a la universidad fuera la clase trabajadora. Un año después, otra vez en el Cuzco, se realizó el Congreso de Estudiantes que “rompía las murallas de la universidad y llevaba la cultura hacia el pueblo”. Y entonces se fundó la Universidad Popular llamada después González Prada. Y este acontecimiento es el que constituye la segunda base de lo que más tarde fue el Aprismo: la Base Cultural. Primero estaba, pues, la Base Sindical y luego la Base Cultural.
En mayo de 1923, cuando Leguía inició su campaña para la reelección, se produjo el gran movimiento cívico, no iniciado por Haya de la Torre, en contra de la entronización del Corazón de Jesús, como pretextos religiosos para apoyar la reelección. Así se inicio una gran protesta juvenil, y el 23 de mayo de 1923, los jóvenes partieron de la Universidad de San Marcos para enfrentarse a la gendarmería enviada por el gobierno, y llegando al pasaje de la calle Los Huérfanos, se combatió y cayó sangre de estudiantes y obreros, también de gendarmes. Ese instante generó la concepción cívica, la aptitud cívica de la masa, que previamente había actuado en la Universidad Popular y en la vía sindical: es la tercera base del Aprismo.

La cuarta base del partido aprista se completó cuando Haya estaba en el destierro y comprendió integralmente el fenómeno imperialista que antes había vislumbrado y combatido pero sin las características de la época. Él vislumbró mucho antes que los países de América Latina no pueden salvarse sin la unidad para enfrentar el colonialismo. Cuarta base del partido aprista es pues la acción contra el imperialismo. Paralelamente, Haya descubrió que no hay victoria política contra el imperialismo sin unión económica y política de los pueblos de América Latina, sin una integración continental: La quinta base del aprismo.

Esas son las cinco bases que ya en 1924 estaban afirmadas y concretadas y su bautizo estuvo en un acto producido en México, cuando Haya de la Torre entregó a los estudiantes Mexicanos la bandera de la Unidad Continental, aunque, como se debe recordar, la fecha (siete de mayo de 1924) no corresponde a la fundación de la Alianza Popular revolucionaria Americana que se produjo a fines de 1925.

La carta Auroral.-

Quiero comentar una carta de Luís E. Heysen a Manuel Seoane fechada en noviembre de 1925. Voy a citar un párrafo para precisar bien que el APRA, como Alianza Popular Revolucionaria Americana nació a fines de 1925. En esta carta Heysen está informando a Seoane.

“Será nuestra máquina de guerra, he dicho. Bueno, ahora más propiamente hablando, será nuestro partido. Sus letras representan por separado Alianza Popular Revolucionaria Americana. Tiene puntos principales que comprenden los dos aspectos de su lucha: el nacional y el internacional, el peruano y el continental. Ha sido importante tocar y separar la lucha así, porque se debe tener presente que  bajo tales denominaciones, se obtienen dos ventajas: una, nos liberamos del alarmismo mundial, por la revolución (comunista); otra, nos defenderemos del enemigo común incluyendo en la lucha a todos los pueblos de la América. Es, pues, muy inteligente tal orden y tal táctica. Ahora, los puntos internacionales, por los cuales hacemos ambiente en el continente y promovemos agitación, pueden ser públicos; no así los nacionales, por las razones que ustedes ya deben comprender. La bandera que adjunto contiene íntegramente todos los puntos internacionales. Ustedes  pueden leerlos, meditarlos.   De tales tarjetas se han hecho cerca de veinte mil y  en la actualidad circulan por toda América,  en los núcleos proletarios,   universitarios       e intelectuales.   Con esta campaña, opinión favorable a nosotros, es decir, a nuestro movimiento,  tendemos a que nuestros puntos sean  captados por tales círculos avanzados, creando así,  tácitamente,  la APRA internacional,  defensora de la APRA nacional. La APRA comprende los siguientes puntos, que nuevamente aclaro son secretos: reivindicación del indígena; por la abolición del gamonalismo; por reestablecimiento del régimen de la comunidad de la tierra; por la educación integral y el propio gobierno; reivindicación del obrero y del campo, por la supresión de la clase explotadora y por la socialización de la producción; reivindicación del soldado; por la abolición del terror militarista y por establecimiento de la defensa libre del pueblo para el pueblo, y no del pueblo para el opresor; reivindicación del artesano, del empleado, del pequeño comerciante; por el establecimiento del régimen de cooperativas y la abolición de los monopolios; reivindicación del maestro de escuela; por la renovación educacional y la elevación de su categoría al primer rango de las funciones sociales.”

Este documento que por primera vez exhibo y que pertenece a mi archivo “que se entregará al conocimiento de todos los sectores cuando yo muera” - demuestra que el partido aprista es un proceso, un proceso que inclusive en sus inicios tiene apreciaciones que más tarde se van a modificar, pero lo trascendente es que el pensamiento de Haya de la Torre genera dicho proceso de acuerdo con la realidad que impacta al personaje: El cambio mundial, la transformación que va ocurriendo y que él va percibiendo, como toda su generación.

Como filosofo de la historia, Haya de la Torre en su tesis “Espacio, Tiempo Histórico” se adelanta al fenómeno de la revolución técnica y científica que en estos días vivimos. Haya prevé lo que filosóficamente (no doctrinariamente) constituye una paradoja histórica, cuando establece que el espacio y el tiempo histórico, resultan distintos pero en el fondo coinciden con el mismo proceso de desarrollo. Este es un aspecto que debe ser estudiado especialmente por los apristas.

Un Aprismo dinámico.-

Ha llegado también el momento, hay que decirlo con valor, de comenzar a revisar las ideas de Haya de la Torre. Así como Víctor Raúl dijo que no había un marxismo congelado, tampoco hay un aprismo congelado. Lo que existe es un aprismo dinámico, un aprismo en marcha, que va adecuando el proceso de gestación, de fundación y desarrollo de acuerdo con aquello que el mundo genera. Marx dice que la violencia es la partera de la historia. Haya de la Torre, aplicando esa forma de pensar permanentemente que el tiene, refuta: “Eso sería cierto mientras no existía la bomba atómica, pero al existir la bomba atómica, la violencia es el suicidio de la historia”. Muy cierto, pero si tomamos en cuenta la noción misma de espacio-tiempo-histórico, comprobaremos que la violencia todavía es parte de la historia allí en los países en donde hay guerras y no hay bomba atómica.

Es una consecuencia del pensamiento de Haya, que debemos revisar, y esta revisión no implica rechazo, sino afirmación dialéctica, por ello, hay que poner énfasis en la necesidad de revisar el aprismo en sus principios elementales; por ejemplo, en relación con los cinco puntos planteados en la fundación del APRA:

1.      Acción contra el imperialismo yanqui; fue menester ampliar los términos a: Acción contra todos los imperialismos. Esto sigue siendo correcto, como lo demuestra el problema de Irak. Es la prueba.
2.      Por la unidad económica y política de América Latina; el punto sigue vigente. Es necesaria la regionalización, la integración.
3.      Por la internacionalización del Canal de Panamá; punto que está fuera de combate.
4.      Por la nacionalización de las tierras e industrias; no es un punto vigente, de acuerdo con el proceso de la globalización.
5.      Por la solidaridad con todas las clases y pueblos oprimidos del mundo; el punto sigue vigente.

Vale decir que el APRA es un partido, pero ante todo es un gran movimiento, un pensamiento que evoluciona. Por eso el pensamiento de Haya de la Torre debe estar sujeto al análisis y a la renovación que el mismo plantea de acuerdo con la aplicación de su tesis espacio-tiempo-histórico.

Creo que la ideología política del APRA no se ha vuelto conservadora como algunos dicen, justamente porque es un sistema en permanente renovación. Desde el instante que aceptamos que se hace necesaria una revisión, ello implica que hay algo que adaptar y readaptar. He señalado que de las cinco bases originales, tres están vigentes, la misma revisión podría aplicarse a ciertos aspectos en el orden nacional. Es necesario incidir en todo caso, en que la acción del gobierno -que yo defiendo- tiene que sujetarse a ciertos cambios, a ciertas realidades, que a veces se confunden con retrocesos o con conservadurismo. Pero hay un discurso de trascendencia del presidente García en que no se mencione que este gobierno tiene como objetivo fundamental lograr que la riqueza no siga siendo patrimonio de algunos, sino que resulte necesario hacer la revolución de la riqueza, permitiendo que esta sea patrimonio del trabajo, fundamentalmente, y eso supone avance, supone evolución.

Quiero antes de terminar hacer una referencia de actualidad: Chávez, armamentismo y unidad continental

Apoyé provisionalmente a Chávez en los momentos iniciales de su acción, porque supuestamente era unitaria y antiimperialista, pero en el curso de los años mi concepción respecto a Chávez ha cambiado.

Por una parte nosotros en el APRA planteamos la unidad económica y política de América Latina. Esta unidad se tiene que hacer sobre la base de la gran coordinación entre los pueblos y los gobiernos, no mediante la guerra que hubiera sido necesaria para la independencia pero ya no lo es ahora.

La premisa central del discurso de Chávez sobre el antiimperialismo reside en que Estados Unidos le va a declarar la guerra a Venezuela, lo cual puede calificarse de absurdo, porque Estados Unidos esta en guerra con Irak pero no le ha declarado la guerra a Cuba ni se la declarará tampoco, y menos a Venezuela.

Pero Chávez con el pretexto de que le van a declarar la guerra esta armando Venezuela hasta con submarinos atómicos y con ellos provoca que Brasil, Argentina, Chile y el Perú se armen o rearmen. Entonces, el personaje se ha convertido en el mejor vendedor de armamentos de América Latina.

Por otra parte Chávez es el primer proveedor de petróleo a Estados unidos y mientras habla de antiimperialismo le sigue vendiendo petróleo a dicha nación. Chávez resulta siendo, entonces un convenenciero, no un ideólogo.

Finalmente, si analizamos la trayectoria de su vida, veremos que no es un oficial que se revelara contra un sistema oligárquico, el se revela ya cuando es comandante, cuando ya forma parte de un equipo que esta en contra de un régimen democrático, como es el de Acción Democrática. Y aunque si bien es cierto que en aquel régimen hubo corrupción, también lo es cada vez más corrupto en la Venezuela de Chávez.

En consecuencia, Chávez no es una garantía para la unidad continental, sino una garantía para los mejores vendedores de armamento en América Latina.

c. Armando Villanueva del Campo

 

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Febrero 2010)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista