Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
SERVICIOS
DECLARACION  
A LA MILITANCIA DEL PARTIDO DEL PUEBLO
Lamentablemente, y me duele decirlo, se ha cometido el gravísimo error de retirar la candidatura que representaba los intereses del pueblo, en un momento en que los candidatos de la derecha estaban siendo fuertemente cuestionados desde el punto de vista ético, desperdiciando la gran oportunidad de apoyar a quien es reconocido, dentro y fuera del Partido, como un leal discípulo de Haya de la Torre y, sobre todo, como un ciudadano honesto que de alguna manera reivindicaba y reivindica los históricos valores morales del Aprismo frente a una infame campaña que generaliza y pretende presentarnos como un partido de pícaros y corruptos.
Por Carlos Roca Cáceres
Carlos Roca Caceres fue retirado de la candidatura Municipal por Alan García, las explicaciones del 1% no es válido y hoy 20 de agosto el JNE ha declarado fundado la tacha contra Alex Kouri.

El lunes 16 de agosto de 2010, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido debatió durante varias horas la conveniencia o no de mantener la candidatura a la Alcaldía de Lima Metropolitana.  En esa reunión sostuve que la candidatura estaba gravemente debilitada no solamente por la falta de apoyo organizativo y económico, por la sistemática campaña acerca de una permanente "evaluación" que desorientaba y confundía a la militancia, sino también por las desconcertantes declaraciones del c. Presidente afirmando que "los apristas han pedido que salga y no los someta a la vergüenza de un 1%"; por las reiteradas expresiones del Presidente de la Dirección Política Nacional sosteniendo que era "un caso cerrado"; y, obviamente, por la actitud infraterna de uno de sus miembros al anunciar "las más severas medidas disciplinarias" no descartando "la expulsión a fin de retornar al orden en el Partido".
 
Frente a esta lamentable situación, que nos estaba llevando a una confrontación que podía perjudicar seriamente la unidad y la fraternidad del Partido, solicité al CEN la convocatoria a una Convención de Lima Metropolitana, similar a la que me eligió el 14 de junio, para definir la permanencia de la candidatura y en donde los partidarios de su retiro pudieran exponer su punto de vista y convencer, con argumentos válidos, acerca de la necesidad de apartarnos de la contienda electoral. Se sometió a votación y por amplia mayoría el CEN aprobó el retiro de la candidatura.

Cuando insistí en la convocatoria a la Convención, recordando que la Resolución del Jurado Electoral Especial de Lima Centro que declaró improcedente la solicitud de desistimiento de la lista de candidatos, había establecido que además de acreditar "en forma indubitable su voluntad de renunciar", dicha decisión debía ser adoptada "siguiendo el mismo procedimiento de democracia interna bajo el cual se eligió a los candidatos", vale decir, a través de una Convención, el c. Personero Legal del Partido sostuvo que ésta no era necesaria pues estatutariamente el CEN estaba por encima de cualquier Convención, y que estaba seguro que el recurso de apelación ya presentado ante el Jurado Nacional de Elecciones sería resuelto a favor de la solicitud del Partido. Sometida a voto, mi propuesta no fue aceptada también por amplia mayoría.

RETIRO DE LA CANDIDATURA, NO RENUNCIA
En tal circunstancia tuve que aceptar, contra mi voluntad, el retiro de la candidatura decidida por el CEN del cual formo parte y que fue el organismo que me propuso como candidato en la Convención que me eligió. Pero no firmé, ni he firmado, ni firmaré documento alguno de renuncia, salvo que me lo exijan las Bases del Partido.  
Persistir en la candidatura era ya verdaderamente inútil. Si se hubiera decidido relanzarla  brindándole todo el apoyo necesario, teniendo fe en la capacidad de movilización del Partido y difundiendo la extraordinaria obra de nuestro Gobierno a favor de los sectores más necesitados de Lima, quizás se hubiera podido recuperar el tiempo perdido.
Si se hubieran, y lo digo con sentido autocrítico, corregido errores, perfeccionando el plan de campaña para vincularnos directamente con los grupos sociales marginados, utilizando mejor los medios de comunicación y participando en los debates programados con los otros candidatos proponiendo, con el asesoramiento de nuestros equipos de profesionales y técnicos, soluciones concretas a los problemas que aquejan a la mayoría de los habitantes de Lima, tal vez se hubiera podido avanzar por el camino que nos hubiera conducido a la victoria.
 
Pero, continuar una campaña contra la opinión de las más altas autoridades del Partido, sin los recursos necesarios e indispensables para llegar al electorado con rapidez y eficiencia,  con compañeros trabajando "a medio corazón", algunos apoyando candidaturas adversarias obedeciendo más a proyectos políticos personales que al cumplimiento de un deber de lealtad con el partido, y otros inclusive afirmando injustamente que la candidatura provincial estaba perjudicando a las candidaturas distritales, era ya, lo repito, no solamente inútil sino verdaderamente irresponsable.

LOS VALORES MORALES DEL APRISMO
Lamentablemente, y me duele decirlo, se ha cometido el gravísimo error de retirar la candidatura que representaba los intereses del pueblo, en un momento en que los candidatos de la derecha estaban siendo fuertemente cuestionados desde el punto de vista ético, desperdiciando la gran oportunidad de apoyar a quien es reconocido, dentro y fuera del Partido, como un leal discípulo de Haya de la Torre y, sobre todo, como un ciudadano honesto que de alguna manera reivindicaba y reivindica los históricos valores morales del Aprismo frente a una infame campaña que generaliza y pretende presentarnos como un partido de pícaros y corruptos.
 
Además, absurdamente se retira la candidatura aduciendo el bajo porcentaje de preferencias en unas encuestas que todos sabemos sirven solamente para manipular a la opinión pública, y como si éstas fueran fundamentales para determinar la participación de un partido político de la trascendencia del nuestro, que nunca debe automarginarse de una competencia electoral en la que el objetivo no debe ser solamente ganar sino hacer docencia cívica, educando democráticamente al pueblo para que tome conciencia de sus derechos y deberes y se constituya en el protagonista de la revolución social que el Perú necesita.
 
Ahora sólo nos queda trabajar por el éxito del mayor número de candidatos distritales a quienes apoyaré sin ocupar cargo alguno, como un soldado del Aprismo que nunca rehuyó su responsabilidad como dirigente en las horas más difíciles. Pero eso sí, después del 3 de octubre, y conocidos los resultados electorales, tendremos que hacer una evaluación sincera y fraterna que nos permita en el futuro estar mejor preparados para afrontar los retos de una elección municipal con compañeros capacitados que quieran servir a Lima con idoneidad y honestidad.

CONGRESO NACIONAL EXTRAORDINARIO EL 2011
Pasada la actual coyuntura electoral debemos continuar impulsando en el seno del Partido los valores que han motivado nuestra firme actitud en defensa de la institucionalidad democrática y el respeto a la voluntad de la militancia. No debemos olvidar que en el mensaje testamentario dirigido a su leal compañero Jorge Idiáquez, escrito en Hamburgo en diciembre de 1965, Haya de la Torre señalaba "que cada aprista sea un activo mantenedor de la unidad. De esa unidad que hemos defendido siempre y en la que hemos visto y vemos el poder del Aprismo. Y defender este principio: que formamos un partido de hombres libres en el cual su línea, su doctrina, su política la señalan sus integrantes en sus congresos y convenciones. Quien quiera ser aprista debe adherirse democráticamente a estas normas".
 
Con este propósito y con cargo a desarrollar con mayor amplitud un Plan de Acción para fortalecer al Partido, propongo, ejerciendo el derecho de iniciativa que todo aprista tiene, un gran debate interno, que debería iniciarse el 2 de agosto del 2011, después de las elecciones presidenciales y parlamentarias de abril y del inicio del nuevo gobierno en julio, con el fin de celebrar en el transcurso del próximo año un Congreso Nacional Extraordinario, con previas Asambleas Provinciales y Convenciones Regionales, que tenga como puntos fundamentales de su agenda:

1°.- La Reafirmación de la Ideología y Doctrina del Aprismo. El pensamiento de Haya de la Torre mantiene su plena vigencia pero debe ser actualizado y adecuado a las nuevas realidades del Siglo XXI. Hay que poner fin a la desorientación y confusión generadas por quienes  se olvidan que somos un partido de izquierda democrática al servicio del pueblo, de los trabajadores y de los pobres del Perú. Que somos el partido del antimperialismo constructivo y de la integración latinoamericana. Que somos el partido que debe construir el Estado-Defensa que planifique el desarrollo y que se sustente en el Frente Único de las clases explotadas. Que somos el partido de la democracia social de Pan con Libertad que garantice el pleno respeto de los Derechos Humanos de todos los peruanos.

 2°.- La Reforma del actual Estatuto del Partido. Es necesario redefinir y delimitar las funciones y atribuciones de sus Órganos de Dirección. En mi opinión, la Presidencia debe ser un cargo de honor altamente representativo, la Dirección Política Nacional debe volver a llamarse Comisión Política con carácter consultivo, y el Comité Ejecutivo Nacional, con un solo Secretario General, debe ser como siempre lo fue, la máxima instancia de la dirección política y de la organización partidaria.

UNIDAD Y FRATERNIDAD
La gran lección que podemos recoger de estos días difíciles es que sí es posible, dentro del Partido, defender principios y no dejarse avasallar por quienes se creen propietarios de una obra que solamente le pertenece al pueblo. Que sí es posible demostrar que los apristas tenemos dignidad y no permitiremos jamás que nuestros derechos sean desconocidos por quienes haciendo abuso de su autoridad actúan en forma intolerante y arbitraria. Que sí es posible mantener una posición justa sin romper la unidad y la disciplina del Aprismo que, como decía nuestro Mártir epónimo Manuel Arévalo, "es una causa sagrada en la que no caben ni las impaciencias ni las desesperanzas".
 
Por esto deseo exhortar a todos los compañeros, especialmente a los más jóvenes que han vivido una experiencia quizás muy contradictoria, a proseguir en este esfuerzo, sin temor alguno, con mucha fe, con bastante entusiasmo, con renovado coraje. Que no cunda entre nosotros el desánimo por los momentos adversos que hemos pasado y que no caigamos en apresuradas recriminaciones por los errores que pudiéramos haber cometido. Pensemos que esta lucha es de largo aliento y que solamente perseverando podremos resistir y triunfar. Olvidando ingratitudes y mezquindades debemos avanzar unidos, con paso firme y seguro, porque nos vinculan valores morales y un gran espíritu de fraternidad que no debemos quebrantar.

AGRADECIMIENTO POR LA SOLIDARIDAD
No puedo concluir esta Declaración sin expresar mi agradecimiento a todos los compañeros y amigos que en las presentes circunstancias me han hecho llegar su cordial solidaridad. A los compañeros candidatos a Regidores de la Lista de Lima Metropolitana, particularmente a los jóvenes que mayoritariamente la integraron, hombres y mujeres, que con gran lealtad asumieron su puesto de responsabilidad sin interés alguno. A los compañeros dirigentes y candidatos a Alcaldes y Regidores de los Distritos de Lima, que  vieron en la candidatura provincial un refuerzo necesario para un trabajo más eficiente y coordinado. A los compañeros Congresistas, a los dirigentes de las diferentes provincias y regiones del país, y también del exterior, a los miembros del Buró Nacional de Conjunciones de la Jefatura del Partido,  y a los militantes de base que en todo momento, con inusitado afecto,  me han brindado y siguen brindando su generoso apoyo.

Invocando la protección de Dios, que conoce la justicia de nuestra causa y la sinceridad de nuestros propósitos, concluyo  reiterando mi compromiso de seguir cumpliendo mi deber enarbolando los ideales de nuestro gran Partido, al cual he dedicado toda mi vida con lealtad y consecuencia que nadie discute, demostrando que sí es posible ser aprista honesto, siguiendo el ejemplo inmarcesible de Haya de la Torre, nuestro único Jefe, que viviendo austeramente y muriendo pobre nos enseñó el camino de una auténtica renovación moral para salvar a nuestra Patria. 
 
 Fraternalmente,

 
CARLOS ROCA CACERES
Lima, 20 de agosto de 2010

En el 79º Aniversario del Acto de incorporación de Haya de la Torre al Primer Congreso Nacional del Partido el 20 de agosto de 1931.

   

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Agosto 2010)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista