Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
SERVICIOS
Haya es el Jefe
Es cierto lo que me dijo esta noble y veterana anciana trujillana: EL CONVERSABA CON NOSOTROS. EL JEFE, era el Hermano Mayor, el más sacrificado, el que lo daba todo, sin pedir nada a cambio. Los poetas, los intelectuales, los escritores del Perú, de América y el mundo te reverenciaban, pues debajo de las balas, de las infidencias y las traiciones, seguías al frente de tu Partido y de su obra social y redentora. No se explicaban como a pesar de la persecución la cárcel o el enclaustramiento, podías seguir escribiendo. Aun más como nunca perdiste el amor, el cariño y el sentido Comtiano de la vida. Perdonaste todo y a todos los que pusieron precio a tu vida.
Por Manuel García Torres
VICTORRAUL.jpg
Manuel García, Marco Calle, Humberto Olivera junto a Víctor Raúl Haya de la Torre


Estimados Compañeros:

Estoy de regreso de Santiago de Chuco y Trujillo, adonde acudí a reparar una grave omisión de mi estadía por tierras Liberteñas, para acompañar con el tiempo el mensaje deletéreo de tres ilustres Liberteños.
 
Me permití -como una obligación espiritual- hacer una trilogía en este reparador viaje con mi familia, para comulgar con los pedazitos de pan de su ejemplo, de tres grandes hombres que siempre recordaremos:

1) Visitar la tumba de nuestro Maestro y Jefe. Cuando le compraba las flores para su tumba a una anciana vendedora en el Cementerio de Miraflores, le dije, son para Víctor Raúl, me dijo

"PARA EL JEFE" , EL SIEMPRE NOS VISITABA Y CONVERSABA CON NOSOTROS CUANDO VENÍA A TRUJILLO. 

Me sentí turbado frente a la replica de esta mujer a quien le dí un beso en la frente, y volvía a constatar a traves de ella la cosmogonía que nos prodigó "EL JEFE".  

El tenía perspectivas diferentes del común de los ciudadanos de nuestro país. El producía ideas y compungía su vida con los dolores de los más pobres. Nunca hubo gestos esteoreotipados ni impostados en su cariño por los que menos tenían. La pobreza le hundía el alma y el corazón y le sacudía el cuerpo volviéndolo rebelde y tembloroso -como en el caso de Napoleón- para enfrentar resueltamente con su vida el sistema de dominación externa e interna que hacía prevalecer la injusticia en su Indoamérica y en su Perú.  

 EL JEFE, era el nombre de tu realismo mágico que convocaba a lo mejor de la intelectualidad peruana, para alistarse en una causa política de Justicia Social. EL JEFE, no les ofreció el edén, ni pidió para sí la Presidencia de la República -que no deja dormitar a algunos- ni ser Parlamentarios o Congresistas, ni Alcaldes, ni Presidentes Regionales, sólo los convocó para alumbrar una nueva patria con Pan, Justicia y Libertad.

 EL JEFE, que conversó siempre con nosotros, los jóvenes, los sindicalistas, los dirigentes populares, los dirigentes provincianos del partido que acudían a iformarte sobre la marcha del partido, los intelectuales de otras tiendas políticas, los comensales del Comedor del Pueblo, que era tu obligación diaria para darles una comida nutritiva, saludable y económica a los trabajadores y estudiantes -que hoy no existe-.

Es cierto lo que me dijo esta noble y veterana anciana trujillana: EL CONVERSABA CON NOSOTROS. Tu sabes querido Jefe, que seguimos conversando contigo y contandote nuestros exitos personales, profesionales y pidiéndote siempre orientación, para que nos ayudes en nuestro diario y difícil camino. Nunca nos niegas tu palabra y tu consejo.

 EL JEFE, fué el grito que nos convocaba para la batalla y el combate a los campesinos, a los obreros, a los estudiantes, a los hombres y mujeres del Perú profundo y olvidado, ante las dictaduras y las oligarquías despóticas que abrazaban la ingesta del enriquecimiento vil usando el poder del Estado. Nos enseñaste con orgullo a ser el partido de la Descentralización, el de los provincianos, frente a una Lima muelle que siempre nos dió las espaldas electoralmente. Pero allí estaba fuerte y contestataria para equilibrar las fuerzas de la renovación política, el voto provinciano y de tu Sólido Norte que nunca te abandonó.

 EL JEFE, era el susurro de un nombre que se deslizaba entre los pechos y corazones de corajudas mujeres que apostaban por la revolución social. Tuve el privilegio de conocer a muchas de ellas a tu lado, y todas andaban encendidas de amor por tí. Eras el hombre culto, inteligente, apuesto, seductor, franco, encendido en el verbo, elegante, de buena prosa, humano, valiente en los momentos difíciles de la adversidad, con ánimo y perseverancia de justicia, que ellas admiraban en tí. Leal a tus principios y a tu Partido al que nunca desamparaste.

Cuantos amores tuviste Jefe?
Al decir de la escritora María Luz Díaz en su obra inigualable "Las Mujeres de Haya"eran todas historias de pasión y rebeldía. Yo he visto palpitar el amor de muchas de ellas como los de Hortencia Pardo, Lindomira Peirano, Cleofé Tupac Yupanqui, Teodolinda Camusso, Adriana Rebaza,  Juanita Castro, Juanita González de Vélez, el de la Motorcito Antolina Alcántara de Huacho, el de Judith Prieto de Zegarra ilustre intelectual, el de tu Enfermera Paula Calderón de Vásquez, América Capuñay de Sánchez quien a pesar de tener un cáncer y con más de 80 años aún nos sirve una taza de chocolate fraterno en la Fundación de la Navidad del Niño del Pueblo, que heróicas compañeras aún sostienen; la Viuda de Lucho Falconí Cueto c. Rosa Huamán de Ica, se suman al de Agripina Mimbela y María Luisa Obregón que murieron y lucharon en la Revolución de Trujillo.

EL JEFE, era el nombre que algunos clérigos reaccionarios nombraban para compararte con Satanás y el anticristo, y que equivocadamente te señalaban como el destructor de los cimientos de la iglesia Católica en el Perú. Una vez nos enseñaste en la Escuela de Dirigentes un afiche que te había sido obsequiado por un sacerdote amigo, que había sido repartido en la campaña electoral de 1931, en la que aparecías como uno de los tentáculos de un mounstruo parecido a satanás, con tres cabezas. Una era la de Marx, otra la de Lenin y la tercera era la tuya. Así te combatieron querido Jefe.

 EL JEFE, era el Hermano Mayor, el más sacrificado, el que lo daba todo, sin pedir nada a cambio. Los poetas, los intelectuales, los escritores del Perú, de América y el mundo te reverenciaban, pues debajo de las balas, de las infidencias y las traiciones, seguías al frente de tu Partido y de su obra social y redentora. No se explicaban como a pesar de la persecución la cárcel o el enclaustramiento, podías seguir escribiendo. Aun más como nunca perdiste el amor, el cariño y el sentido Comtiano de la vida. Perdonaste todo y a todos los que pusieron precio a tu vida.

 JEFE, cuando tu me llames, estaré de nuevo a tu lado, para acompañarte con mi cuerpo menudo e inerme en dar protección a tu aureola de auténtico líder y luchador social por los que menos tienen. Jefe te cuento un secreto, que nunca te había dicho. Mi Padre andaba P7290085.JPGceloso de tí, pues te dedicaba más horas de mi vida juvenil que a él. Le decía a mi Madre, a quien le permitías ingresar a Villa Mercedes en Vitarte sin aviso previo, Víctor Raúl me lo está robando, y mi Madre le decía con una sonrisa de cariño y un abrazo sobre el candil de su fuerte cuello: No te preocupes es EL JEFE.

2) Estuve en Santiago de Chuco, para ver a tu Hermano mayor en el dolor, a nuestro César Vallejo, para cantarte con él en su voz profunda su Poema MASA.

Pues al fin de la batalla, Entonces , todos los hombres de Indoamérica te rodearán; les vio el cadáver triste, emocionado; incorporóse lentamente, abrazó al primer hombre; echóse a andar....

Nuevamente te pondrás de pie para quedarte con nosotros querido Jefe.

3) Estuve también en la casa de Luis de la Puente Uceda, formado en tu doctrina y quien partió al holocausto de su ideal en Mesa Pelada en el Cusco en 1965. A él habría que repetirle ese hermoso y anónimo poema que le dedicaste JEFE a Ernesto "El Ché"

Guevara REQUIEM DEL CHE, que espero en una P7300134.JPGpróxima publicación poder difundir: 

Soñaste con una revolución de la que tu fueras guía... Aquí la épica entrega se disuelve en leyenda/El suelo es ancho y libre, despoblado y propicio/La justicia no es meta que el martirio requiere/Sólo hace falta fuerza voluntariosa y terca/ Enseñanza y ejemplo, moral y fortaleza/Para adveretirle al hombre que gloria lo espera/si logra hacerse dueño de la naturaleza.  

JEFE, este 02 de Agosto nuevamente seguirán doblando las campanas, con el Dolor de tu Recuerdo!

Tu discípulo de siempre.

Manuel García Torres

 

   

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Agosto 2010)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista