Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
SERVICIOS
El maniqueísmo de Alan García
Vargas Llosa, ahora premio Nóbel, fue candidato Presidencial en 1990 y planteaba juicio de residencia para Alan García, porque afirmaba que "en el Perú nunca hubo sanción para gobernantes pillos". Dijo que “Es fundamental que quienes han delinquido, se han enriquecido mientras el país se empobrecía, quienes han utilizado la función pública de una manera indebida, de una manera dolosa, reciban una sanción”. Alan García apoyo a Fujimori y después los dos eran perseguidos. Para uno la prescripción de juicios y para otro mayores pergaminos. Hace tres semanas presento a García su renuncia irrevocable a la Comisión de la Memoria y hoy es premiado con repercusiones mundiales..
Vargas Llosa "en el Perú nunca hubo sanción para gobernantes pillos"
Alan García nuevamente en descenso y Mario Vargas Llosa es el primer Premio Nóbel para el Perú.

Una de las cualidades de Alan García es la oportunidad para absorber triunfos ajenos, se asemeja a un surfista, porque sabe subirse a la ola y hacer espectáculo.

Ayer fue premiado Vargas Llosa con el Premio Nóbel en Literatura por su obra “Cartografía de las estructuras del poder y aceradas imágenes de la resistencia, la rebelión y la derrota del individuo”.

La renuncia de Vargas Llosa
Hace tres semanas, el 13 de septiembre, el escritor Mario Vargas Llosa presentó al presidente Alan García su renuncia irrevocable a la comisión encargada del Lugar de la Memoria pues considera que el decreto legislativo N°1097 ”a todas luces, constituye una amnistía apenas disfrazada para beneficiar a buen número de personas vinculadas a la dictadura y condenadas o procesadas por crímenes contra los derechos humanos -asesinatos, torturas y desapariciones-, entre ellos al propio exdictador y su brazo derecho”. Sostiene además que “la medida ha indignado a todos los sectores democráticos del país y a la opinión pública internacional, como lo muestran los pronunciamientos del Relator de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Conferencia Episcopal, la Defensoría del Pueblo y representantes de numerosas organizaciones sociales y políticas" con su renuncia irrevocable crea una crisis en el gabinete y la salida del ministro favorito, Rafael Rey, en Defensa.

Hoy homenajes, antes farsante, velasquista y mentiroso
Hoy Alan García anuncia feriados para un homenaje en diciembre, discursos y condecoraciones sin embargo hace 20 años Alan García lo trataba de farsante y mentiroso, mediante avisos a pagina completa se le acusaba de velasquista, defensor de 4 banqueros, etc. todo ello porque se opuso a la estatización de la banca, un grave error nunca reconocido por Alan García que trajo hiperinflación, escasez y crisis económica.

Vargas Llosa fue candidato Presidencial en 1990 y planteaba juicio de residencia para Alan García, porque afirmaba que "en el Perú nunca hubo sanción para gobernantes pillos". Dijo que “Es fundamental que quienes han delinquido, se han enriquecido mientras el país se empobrecía, quienes han utilizado la función pública de una manera indebida, de una manera dolosa, reciban una sanción” Preciso que “la moralización es fundamental si se trata de darle al pueblo peruano confianza en las instituciones y este crea que la ley esta hecha para servir los intereses de la mayoría y las instituciones están para servir a la sociedad”

Recordemos que Alan García no apoyo completamente la campaña de Luís Alva Castro y ya se estrenaban psicosociales con el Servicio de Inteligencia que levantaron la campaña de Alberto Fujimori, ya en segunda vuelta la consigna de Alan García fue contra Vargas Llosa.

El resto es historia conocida. Tras la derrota electoral de 1990, Vargas Llosa fue un furibundo opositor del régimen autoritario de Alberto Fujimori. Fue una etapa en que se le persiguió y en la que adoptó una segunda nacionalidad, la española, una marca en la traumática relación de casi amor-odio que ha tenido por momentos con su país natal.

“La política es muy ingrata, suele sacar lo peor de las gentes a luz y eso lo comprobé justamente en los años que estuve embarcado en una aventura política. Fui objeto de muchos ataques, de campañas que eran terriblemente injustas”, recordó años después Vargas Llosa

 

En estos días es seguro que Alan García se desbordara en halagos y alabanzas. Pero se demuestra que nunca hubo coherencia, salvo en el propósito crematístico, material y ascenso pisoteando ideales. Quizas este sea un argumento para muchos que afirman que la política es sucia y llena de hipocresías. Otros afirman que el mundo da vueltas.

Dejemos los comentarios, por ahora celebremos por el Perú que ha ganado un lauro más y eso nos prestigia a todos.

Zoila Capristan, aprista, escritora y poetisa dice: No te metas con mi escritor
Como siempre el Garcia se quiere colgar de la victoria de un escritor de la talla universal de Vargas Llosa, cuando sabemos que este enano mental fue el artifice de la creacion del monstruo Fujimori que aumento la montaña de cadaveres que el asesino dejo en el Fronton 

 (Digo “montaña de cadáveres” porque no sé cuántos son. Pienso que usted tampoco lo sabe y que la cifra exacta la ignoran, incluso, los oficiales que dirigieron el asalto a las cárceles, y que ella nunca se sabrá. ¿Trescientos, cuatrocientos? En todo caso, una cifra atroz que nos obliga a usted, a mí, y a todos los peruanos que queremos unas formas de vida civilizadas para nuestro país, a preguntarnos si una matanza semejante era necesaria para preservar este sistema democrático gracias al cual ocupa usted ahora el Palacio de Gobierno" Vargas Llosa).

Garcia nunca apoyo a los compañeros que se dedican al sacrificado oficio de ser escritores, soy testigo y victima de ello. Nunca hubo una entrevista en diarios o revistas, ni ningun apoyo,  ni de parte del gobierno ni del partido somos relegados por ellos. Pero eso nos hace mas fuertes y con mayor autoridad moral para poner el dedo en la llaga.
Por si no lo sabes asesino, lo que un escritor hace es ABSOLUTAMENTE su CREACION, su genio, su valia, el escritor es el dios de su obra, NADIE puede colgarse de su VICTORIA inmortal, eterna, unica entre toda la humanidad.
Nadie a Vargas Llosa le ayudo con un solo parrafo de su obra, nadie ha sentido su angustia, su dolor, tristeza y su alegria al concluir sus libros.
Mi corazon se desborda de felicidad al saber del Nobel, temia que Vargas LLosa  nunca lo reciba, esto nos ayuda en el mundo a los demas  pues los escritores Peruanos sabemos de nuestra valia universal.
Un abrazo a todos y celebremos la victoria del inmortal VARGAS LLOSA.

 

 

Dos cartas de Mario Vargas Llosa

La otra carta de MVLL para Alan García Peréz: “La montaña de cadáveres”

Posted by Muladar News on Sep 14th, 2010 and filed under Blog Muladar News, General. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Carta abierta a Alan García
“La única vez que conversamos -aquella noche en casa de Mañé- nos tratamos de tú, pero en esta carta voy a usar el usted,para hacer evidente que me dirijo al jefe de Estado de mi país, elevado a ese alto cargo por el voto mayoritario de los peruanos y que encarna al sistema democrático que tenemos desde 1980. Quiero reflexionar ante usted sobre la montaña de cadáveres que ha quedado luego de que las Fuerzas Armadas retomaron los tres penales de Lima, amotinados por obra de los terroristas.
Digo “montaña de cadáveres” porque no sé cuántos son. Pienso que usted tampoco lo sabe y que la cifra exacta la ignoran, incluso, los oficiales que dirigieron el asalto a las cárceles, y que ella nunca se sabrá. ¿Trescientos, cuatrocientos? En todo caso, una cifra atroz que nos obliga a usted, a mí, y a todos los peruanos que queremos unas formas de vida civilizadas para nuestro país, a preguntarnos si una matanza semejante era necesaria para preservar este sistema democrático gracias al cual ocupa usted ahora el Palacio de Gobierno.
…lo sucedido en El Frontón, Lurigancho y la cárcel de Santa Bárbara -sobre todo en los dos primeros- muestra una desproporción tal entre el riesgo que los motines planteaban a la democracia y la manera de conjurarlo que resulta moral y legalmente injustificable.”
Mi opinión es que no era necesaria y que hubiera podido y debido ser evitada. También, que esos cientos de cadáveres en lugar de consolidar nuestro sistema democrático lo debilitan y que, en vez de significar un golpe de muerte a la subversión y al terrorismo, tendrá el efecto de una poda de la que rebrotarán, multiplicados, el fanatismo y los crímenes de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.
Desde luego que usted tiene la obligación de defender el orden democrático y de combatir, con las armas de la ley, a quienes quieren acabar con él a sangre y fuego. Pero lo sucedido en El Frontón, Lurigancho y la cárcel de Santa Bárbara -sobre todo en los dos primeros- muestra una desproporción tal entre el riesgo que los motines planteaban a la democracia y la manera de conjurarlo que resulta moral y legalmente injustificable.
Usted y yo sabemos, de sobra, las crueldades y las ignominias sin nombre que vienen cometiendo en nuestro país los terroristas. Pero sabemos, también, que lo que da superioridad moral y legitimidad a un gobierno representativo frente a quienes se creen autorizados a matar, dinamitar o secuestrar en nombre de un ideal, es que los métodos de aquél y de éstos son esencialmente distintos.La manera como se ha reprimido estos motines sugieren más un arreglo de cuentas con el enemigo que una operación cuyo objetivo era restablecer el orden.
Las consecuencias de esta matanza son incalculables. Lo más doloroso, en ella, es que junto a los culpables deben de haber muerto muchos inocentes, pues ya sabemos que uno de los aspectos más siniestros de nuestro sistema penal es que los reos pueden languidecer en las cárceles sin ser juzgados o aun habiendo cumplido sus sentencias, por simple incuria burocrática. Y es, de otra parte, muy grave que, durante las operaciones militares, ninguna autoridad civil ni representante alguno del Poder Judicial hubiera estado allí presente, para exigir que -aun en esas circunstancias difíciles- las fuerzas militares actuaran dentro de la ley. Uno de los actos más celebrados de su gobierno fue el haber afirmado la autoridad del poder civil sobre las Fuerzas Armadas, requisito primordial de cualquier sistema democrático. Deploro y estoy seguro que muchísimos peruanos lo deploran conmigo, que en estos sucesos aquella autoridad civil haya brillado por su ausencia.
Es también muy grave que haya usted permitido la incautación de un órgano de prensa, El Nuevo Diario. Tal vez es cierto que este periódico desinformaba, mentía y alentaba la subversión. Pero, si era así, la obligación de su gobierno era denunciarlo ante el Poder Judicial, no cerrarlo manu militare. Cerrar periódicos no son métodos de la democracia sino los de una dictadura.
No necesito decirle, pues sin duda usted lo sabe, lo que esta matanza va a significar -significa ya- para la imagen de nuestro país en el exterior. Desde luego que los enemigos de la democracia aprovecharán esta tragedia para, exagerando y calumniando sin escrúpulos, decir que el Perú es ya una dictadura sangrienta y usted mismo un genocida. Eso tampoco es verdad y creo que es mi deber, y el de todos los peruanos que queremos salvar la democracia en el Perú, cerrar el paso a esas operaciones de desprestigio internacional promovidas por el extremismo no para corregir nuestra imperfecta democracia sino para destruirla. Como lo he hecho en el pasado, ahora también haré cuanto esté a mi alcance para hacer saber al mundo que esta tragedia es un revés y un error -sin duda graves y lamentables- pero no el suicidio de nuestra democracia o, como han comenzado ya a propalar sus enemigos, su ‘bordaberrización’.
Me permito exhortarlo, en nombre de principios que, pese a todas las diferencias que podamos tener, compartimos, a no ahorrar esfuerzos, para impedir que lo ocurrido sea aprovechado por quienes, desde uno u otro extremo quisieran ganar posiciones, empujando a su gobierno a adoptar políticas que no son aquellas, moderadas y de consenso, por las que votaron esos millones de peruanos que lo hicieron a usted Presidente. Tan grave como ceder ante quienes, aplaudiendo la matanza de los penales, quisieran verlo a usted dar carta blanca a una represión indiscriminada y feroz contra el terrorismo, sería, ahora, para contrapesar de alguna manera el traspiés cometido, que su gobierno emprendiera una demagógica campaña contra los países occidentales y la banca internacional -el ‘imperialismo’- para reconquistar la aureola de ‘progresista’ empañada por la matanza. Cualquiera de ambas posturas sería, más que una concesión, una claudicación democrática de la que se perjudicaría aún más de lo que está nuestro pobre y maltratado país.
No voté por usted en las elecciones, como es de dominio público. Pero desde que usted tomó el gobierno he visto con simpatía y a veces admiración, muchos de sus gestos, juveniles y enérgicos, que me parecían revitalizar nuestra democracia tan enflaquecida estos últimos años por culpa de la crisis económica y la violencia política y social. En esta carta no quiero sólo dejar sentada mi protesta por algo que considero un terrible error. También, mi convicción de que por trágicas que hayan sido las consecuencias de él, usted sigue siendo el hombre a quienes los peruanos confiaron, en mayoría abrumadora, la tarea de salvaguardar y perfeccionar este sistema de paz, legitimidad y libertad que recobramos en 1980. Su obligación es sacar adelante esta misión, a pesar de todas las amenazas y los errores.
Mario Vargas Llosa
Lima, 22 de junio de 1986

"París, 13 de setiembre de 2010
Excmo. Señor Dr. Alan García Pérez
Presidente del Perú
Lima
Señor Presidente:
Por la presente le hago llegar mi renuncia irrevocable a la Comisión Encargada del Lugar de la Memoria cuya Presidencia tuvo usted a bien confiarme y que acepté convencido de que su gobierno estaba decidido a continuar el perfeccionamiento de la democracia peruana tan dañada por los crímenes y robos de la dictadura de Fujimori y Montesinos.
La razón de mi renuncia es el reciente Decreto Legislativo 1097 que, a todas luces, constituye una amnistía apenas disfrazada para beneficiar a buen número de personas vinculadas a la dictadura y condenadas o procesadas por crímenes contra los derechos humanos -asesinatos, torturas y desapariciones-, entre ellos al propio exdictador y su brazo derecho. La medida ha indignado a todos los sectores democráticos del país y a la opinión pública internacional, como lo muestran los pronunciamientos del Relator de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Conferencia Episcopal, la Defensoría del Pueblo y representantes de numerosas organizaciones sociales y políticas, entre ellos algunos congresistas apristas. Coincido plenamente con estas protestas.
Hay, a mi juicio, una incompatibilidad esencial entre, por una parte, auspiciar la erección de un monumento en homenaje a las víctimas de la violencia que desencadenó el terrorismo de Sendero Luminoso a partir de 1980 y, de otra, abrir mediante una triquiñuela jurídica la puerta falsa de las cárceles a quienes, en el marco de esa funesta rebelión de fanáticos,  cometieron también delitos horrendos y contribuyeron a sembrar de odio, sangre y sufrimiento a la sociedad peruana.
Ignoro qué presiones de los sectores militares que medraron con la dictadura y no se resignan a la democracia, o qué consideraciones de menuda política electoral lo han llevado a usted a amparar una iniciativa que sólo va a traer desprestigio a su gobierno y dar razón a quienes lo acusan de haber pactado en secreto una colaboración estrecha con los mismos fujimoristas  que lo exiliaron y persiguieron durante ocho años.   En todo caso, lo ocurrido es una verdadera desgracia que va a resucitar la división y el encono político en el país, precisamente en un periodo excepcionalmente benéfico para el desarrollo y durante un proceso electoral que debería servir más bien para reforzar nuestra legalidad y nuestras costumbres democráticas.
Pese a haber sido reñidos adversarios políticos en el pasado, en las últimas elecciones voté por usted y exhorté a los peruanos a hacer lo mismo para evitar al Perú una deriva extremista que nos hubiera empobrecido y desquiciado. Y he celebrado públicamente, en el Perú y en el extranjero, su saludable rectificación ideológica, en política económica sobre todo, que tan buenas consecuencias ha tenido para el progreso y la imagen del Perú en estos últimos años. Ojalá tenga usted el mismo valor para rectificar una vez más, abolir este innoble decreto y buscar aliados entre los peruanos dignos y democráticos que lo llevaron al poder con sus votos en vez de buscarlos entre los herederos de un régimen autoritario que sumió al Perú en el oprobio de la corrupción y el crimen y siguen conspirando para resucitar semejante abyección.
      
Lo saluda atentamente,
      
Mario Vargas Llosa"

La estatización de la banca y el surgimiento político de Vargas Llosa
 

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Octubre 2010)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista