Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
REDES INTERNET
SERVICIOS
Armando Villanueva del Campo y la FAJ
Extraido del Prólogo al Libro "Las Juventudes de Haya de la Torre"

 

 

Armando Villanueva del Campo

Hugo Sánchez y Armando Villanueva

 
 
 
Fidel Castro dialogando con Armando Villanueva del Campo

 

 

El libro que prologo, aproximadamente 120 páginas, es una miscelánea importante para quienes quieran conocer la historia de la Juventud Aprista. Permite que los jóvenes tengan acceso a la historia de la organización partidaria a través de las distintas etapas en el proceso de la juventud: contiene estatutos, reglamentos y lo más importante los códigos de honor ("normas éticas de la FAJ”) que constituyeron médula y promesa de todos aquellos que desde sus años mozos blandieron o agitaron las banderas indoamericanas, del Tawantinsuyo y de la solidaridad con todos los pueblos, razas y clases oprimidas del mundo.

La parte final de este  libro, presenta algo del cancionero aprista que podría llamarse también "los cantos del pueblo"; reúne desde himnos como "La Marsellesa" hasta folklóricas versiones del transitar de los compañeros por el mundo de la creación musical y sobre lo mismo algunas muestras de cómo la poesía popular se vistió con las notas de valsecitos criollos o de tangos universales. Sería un hipócrita si negara que me ha alegrado leer  la letra de "El APRA es el camino", la canción de mi candidatura presidencial en 1980, que con la misma sinceridad con la que digo lo que estoy diciendo, puedo agregar que nunca aprendí a cantarla y cuya letra es de Alfonso Salcedo y la música de Otoniel Díaz Barraza.
Y como el tiempo es corto, sobre todo para mí, ya en los días de los noventaitres años, me voy a limitar a unas notas esclarecedoras quizás y complementarias sobre la historia de la juventud a la que se refiere este libro. Más no debo dejar de puntualizar que en sus páginas hay muy importantes reproducciones de portadas de libros, revistas, publicaciones y carteles que aparecieron en el proceso juvenil al que nos estamos refiriendo.

Y entrando a mis comentarios partiré de una pregunta: ¿Qué fue la Federación Aprista Juvenil, y por qué se llamó Federación?
La FAJ fue "una escuela de preparación integral para la vida". Y se llamó Federación evidentemente por la influencia que todavía existía de la revolución comunista de 1917 en cuyos primeros años se fundó la Federación Juvenil Comunista". Sin que ésta situación significara relación de dependencia,  era sólo un reflejo de la época.

Como escuela de preparación integral para la vida, la FAJ tuvo características singularmente pedagógicas. El personalismo, el individualismo males que todavía aquejan al Perú, fueron combatidos bajo el lema: "nada por mí, todo por una nueva sociedad justa y libre" apotegma de la federación. De aquí que se suprimieron los nombres de comités ejecutivos, reemplazándolos por los de células directrices en las cuales no había Secretaría de Disciplina por cuanto ésta era acción colectiva y los procesos disciplinarios eran populares habiéndose establecido por primera vez en el Perú  el sistema de los jurados características de la legislatura anglosajona, pero en este caso con la participación de los jóvenes del sector, cualquiera de los cuales podía opinar.
Recuerdo a propósito de esto, del “individualismo”, que siendo Secretario General viajé a Ica y en esos días se produjo en Lima un mitin en el cual se distinguieron valerosamente algunos compañeros, dirigiéndoles yo un telegrama felicitándolos por su comportamiento y sucedió que, cuando regresé a Lima fui sancionado por individualismo, ya que no era yo "nadie para formular felicitaciones a título personal". Hube de disculparme, humildemente, ante la asamblea juvenil. Cuando sacamos la revista FAJ (cuyo primer número imprimió el compañero Juan Valdivia "el manco" padre de nuestro actual Ministro de Energía y Minas) se estableció que los artículos no serían firmados, lo cual provocó algunas rabietas entre quienes se creían superiores "en literatura".

En el local de la Federación Aprista Juvenil que se encuentra aún  en la calle de Pobres, casi al frente de la sede principal del PAP, se estudiaba colectivamente por grupos de trabajo (talleres) y había escuelas de oratoria, dibujo y pintura, teatro, matemáticas que ya acusaban déficits a nivel escolar. Contábamos con lo que llamábamos animadores, vale decir asesores, entre los que estaban, por ejemplo, psiquiatras como los doctores Valega y Arnillas; profesores de Educación Física como Velarde, Merell (fundador de la Célula en Buenos Aires) y Minauro. Ramiró Prialé, fue y creo que hasta hoy no ha sido superado, el mejor profesor de gramática y elocución castellana. A sus clases concurrían profesores universitarios. Raúl Porras Barrenechea, Jorge Guillermo Leguía, Jorge Basadre fueron profesores nuestros. ¡y qué decir de las clases que dictaba Haya de la Torre!  A grandes rasgos y dejando para otro momento completar esta información, tal fue el ambiente en que nos educamos los fajistas que también hacíamos excursiones a las playas y al campo.  A Vitarte, original sede de las universidades populares,  concurríamos los domingo intentando proseguir el ejemplo de Víctor Raúl y sus contemporáneos y los recuerdos que habían dejado jóvenes como Seoane, Cornejo Koster, Herrera y José Carlos Maríátegui cuya memoria respetábamos. Pero en la FAJ también junto con la labor cultural y la preparación física tuvimos una educación militar previendo futuras acciones revolucionarias para enfrentar la dictadura que reaparecía en esos tiempos. Se constituyó la "Brigada 7 de Julio" cuyos miembros sí seleccionados fuimos juramentados en las ruinas pre incaicas de Cajamarquilla, por Humberto Silva Solís. Tuve el honor de pertenecer a ella y muchos de aquellos que la integraron sumaron su sangre al testimonio de la heroicidad popular. Fuimos muy severos en el caso de esta brigada de combate y fue menester ya en la guerra contra las tiranías ejercitar sanciones dignas de ese tiempo. Por obvias razones de espacio, sólo quiero agregar algunas aclaraciones e informaciones sobre la historia de la FAJ que a fines de 1939 prácticamente ya no existía en el Perú porque sus dirigentes algunos habían muerto ejemplarmente, otros se encontraban presos y no pocos desterrados; pero puedo afirmar que nunca hubo desertores.
“La FAJ fue semillero de eternas lealtades y cosechadora de sueños redentores”.

Armando señala el local donde funcionaba la FAJ (Calle de Pobres hoy Jr. Lampa 1040) en su fundación 1934, ubicado frente al local del PAP. A su lado Raúl Chirinos Ex-Secretario General JAP 1981

Esta nota prologal me da la oportunidad de hacer algunas aclaraciones a la par que para completar informaciones que sobre el proceso de nuestra juventud aprista estoy leyendo.
La FAJ se fundó el 7 de enero de 1934 y sus principales forjadores fueron: Víctor Raúl que la inspiró, Ramiro Prialé su organizador y Humberto Silva Solís, él más próximo de sus conductores: Humberto había combatido en la revolución de Trujillo. De los jóvenes los más significativos fueron, Nicanor Mujica, Luís Rodríguez Vildózola, Flavio Cevallos, Pablo Silva Villacorta, Pedro Jiménez, Biaggio Arbulú, Susana Medrano, Manuel Martínez Alvarado, Fernando Santa Cruz, Víctor Tantaleán, Maruja González, Teódulo Ravello, Tulio Velásquez (que con Monje y Hurtado forjaron la Biología Andina y que llevado a los Estados Unidos como experto cuando la NASA preparaba el primer ascenso del hombre a la Luna); Manuel Robles Alarcón (Lloque Runa), escritor y olvidado novelista precursor de Argüedas y que escribió "Los Perros Vagabundos de Cotamarma”, en la que se inspiró Ciro Alegría para sus "Perros Hambrientos”). Porfirio Meneses Premio Nacional de Literatura, que trascribió obras del quechua al francés y viceversa y que aún vive. Floro Barreto, Carlos Steer, Lindomira Peirano (que aún vive), Mario Gotusso (aún vive), Filiberto Silva, Ulises Colina Lozano, Víctor Manuel Peralta (prisionero en el Frontón y muerto) Manuel Cerna (muerto al ir a rescatar presos del Frontón), Carlos Tovar también del Callao, Teresa Claros (aún vive), Néstor Walqui (aún vive), Fortunato Jara Rendón, Federico Diez Canseco, Justo Enrique Debarbieri (aún vive), Fernando Bedoya Reyes, José de la Puente Mendoza asesinado en el Frontón, los hermanos Atala de Huancavelica. Todos estos fueron los primeros dirigentes de la Federación Aprista Juvenil. Guillermo Cabreras Charún y Andrés Townsend del Buró de Conjunciones (Secretaría de Haya de la Torre) se incorporaron al equipo. En febrero del mismo año se constituyeron los comandos de Trujillo, Ica y Moquegua (con Enrique Rivero Velez, que también vive) en la costa, y en la sierra los de Cajamarca, Junín, Ayacucho y Huancavelica. El Secretario General de Ayacucho el compañero Jáuregui junto con los jóvenes Del Barco y Caviedes murieron poco después combatiendo en la revolución de noviembre de 1934. Así mismo, en Huancavelica César Atala y su hermano Carlos pelearon en la misma rebelión al lado del legendario Cirilo Cornejo. En la misma revolución murió Revilla Secretario de la FAJ en Cajamarca. Y muchos nombres de otros héroes, de aquel tiempo, han quedado en el olvido: ¡son los soldados desconocidos de la historia de la juventud aprista!.

 
 

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Enero 2011)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista