Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
REDES INTERNET
SERVICIOS

                              

ESTARÁS EN CELENDIN

Los sentimientos se desploman
el malo brama
los testigos están listos a mentir
estoy sola
todo se repite como manecillas de un reloj
en círculo eterno de danza de conspiración.

Hago juego en escena
nadie sospecha
que por las noches
vacío el aliento frente al espejo extrañandote
a ti que de la nada situabas luces
aquellos días en que tu voz
mirada y poesía sólo eran mías.

Fué una noche que huiste cabalgando en fuego
estáras en celendín junto a tu madre
con los ojos empañados tejiendo largos sombreros de paja
para que cuando pase por tu lado escondas el rostro.

Como halcón te reconoceré
aprendí afinar cada sentido para sobrevivir
ahora mis instintos son de animal depredador
mis ojos distinguen la luz y la podredumbre
sé de tu perfume
tienes el aroma de las flores que me regalabas en las tardes de invierno.

Te espero con vino
en el umbral de mi sepultura
si llegas de nuevo bailaremos Zorba el Griego
el Che se dispone a la izquierda
Kafka es siempre del Perú, país del absurdo
de fondo la guitarra de Santana
la habitación está repleta
de nuevo háblame al oído:
-Vamos a calcinar praderas-

!Contigo mi alma canta extrañas canciones de guerra!

Zoila Capristan
Libro Bajo cero - Poesia

MADRE APRISTA

Madre, que preñaste en tu vientre
el lujurio carnal de nuestras vidas,
hito ellos, en la mística de nuestros días,
que empolvaron sus pechos fulminados
entre charco de sangre y su cuerpo,
abrazando la justicia de sus ideales
más el grito de sus almas ¡SEASAP!

Madre aprista, recorren tus mejillas
el néctar de revolución y dolor
fusionando tus lágrimas, al hijo acribillado
entre arenas míticas de chanchan,
al marido asesinado gritando ¡SEASAP!

Madre aprista, tu corazón sin formación militar,
marchar viste estoicamente a la trinchera,
o el estruendo de balas y cañones agilizaron
Tu palpitar por el ser que con amor pariste,
dolor el tuyo que el umbral del tiempo olvida.

Madre aprista, tejen tus canas la historia,
el delinear de tus arrugas las huellas del dolor,
el descanso de tus ojos y tierno corazón,
la esperanza que la muerte de tus hijos
y los principios de Haya no se olviden,
porque,
¡  SOLO EL APRA SALVARA AL PERÚ. !

Enrique Espinoza Camacho
Tierra de Haya
11 de mayo 2012

El buen sentido (Poema de Vallejo a la madre)

Hay, madre, un sitio en el mundo, que se llama París.

Un sitio muy grande y lejano y otra vez grande.

Mi madre me ajusta el cuello del abrigo, no porque empieza a nevar, sino para que empiece a nevar.

La mujer de mi padre está enamorada de mí, viniendo y avanzando de espaldas a mi nacimiento y de pecho a mi muerte.

Que soy dos veces suyo: por el adiós y por el regreso.

La cierro, al retornar. Por eso me dieran tánto sus ojos, justa de mí, in fraganti de mí, aconteciéndose por obras terminadas, por pactos consumados.

Mi madre está confesa de mí, nombrada de mí.

¿Cómo no da otro tanto a mis otros hermanos?

A Víctor, por ejemplo, el mayor, que es tan viejo ya, que las gentes dicen:

¡Parece hermano menor de su madre! ¡Fuere porque yo he viajado mucho! ¡Fuere porque yo he vivido más!

Mi madre acuerda carta de principio colorante a mis relatos de regreso.

Ante mi vida de regreso, recordando que viajé durante dos corazones por su vientre, se ruboriza y se queda mortalmente lívida, cuando digo, en el tratado del alma: Aquella noche fui dichoso.

Pero, más se pone triste; más se pusiera triste. —Hijo, ¡cómo estás viejo!

Y desfila por el color amarillo a llorar, porque me halla envejecido, en la hoja de espada, en la desembocadura de mi rostro. Llora de mí, se entristece de mí.

¿Qué falta hará mi mocedad, si siempre seré su hijo?

¿Por qué las madres se duelen de hallar envejecidos a sus hijos, si jamás la edad de ellos alcanzará a la de ellas? ¿Y por qué, si los hijos, cuanto más se acaban, más se aproximan a los padres?

¡Mi madre llora porque estoy viejo de mi tiempo y porque nunca llegaré a envejecer del suyo!

Mi adiós partió de un punto de su ser, más externo que el punto de su ser al que retorno.

Soy, a causa del excesivo plazo de mi vuelta, más el hombre ante mi madre que el hijo ante mi madre. Allí reside el candor que hoy nos alumbra con tres llamas.

Le digo entonces hasta que me callo: —Hay, madre, en el mundo un sitio que se llama París.

Un sitio muy grande y muy lejano y otra vez grande. La mujer de mi padre, al oírme, almuerza y sus ojos mortales descienden suavemente por mis brazos.

El ángel Guardián

de Gabriela Mistral

Es verdad, no es un cuento;
hay un Ángel Guardián
que te toma y te lleva como el viento
y con los niños va por donde van.

Tiene cabellos suaves
que van en la venteada,
ojos dulces y graves
que te sosiegan con una mirada
y matan miedos dando claridad.
(No es un cuento, es verdad.)

Él tiene cuerpo, manos y pies de alas
y las seis alas vuelan o resbalan,
las seis te llevan de su aire batido
y lo mismo te llevan de dormido.

Hace más dulce la pulpa madura
que entre tus labios golosos estrujas;
rompe a la nuez su taimada envoltura
y es quien te libra de gnomos y brujas.

Es quien te ayuda a que cortes las rosas,
que están sentadas en trampas de espinas,
el que te pasa las aguas mañosas
y el que te sube las cuestas más pinas.

Y aunque camine contigo apareado,
como la guinda y la guinda bermeja,
cuando su seña te pone el pecado
recoge tu alma y el cuerpo te deja.

Es verdad, no es un cuento:
hay un Ángel Guardián
que te toma y te lleva como el viento
y con los niños va por donde van.

HOY HEMOS ALMORZADO DE MEMORIA
Hoy hemos almorzado de memoria.
De nuevo
de memoria.
Contando alguna tarde de provincia,
mi madre se ha quedado dormida en una alondra.
En una alondra antigua y silenciosa.
¿Quién va a venir ahora, con la voz de esa alondra,
a hablarnos de la dicha y de las rosas?
Con la luz de esa sombra ¿quién va a venir mañana
a hablarnos del perfume radiante de la dicha,
dichoso
de las rosas?
Ya nadie vendrá ahora.
Nos hemos devorado la voz de las alondras.
Ya nadie vendrá nunca.
Contando alguna tarde de provincia,
hoy nos hemos comido para siempre las rosas.
Poemas bajo tierra, Lima 1960.
CESAR CALVO

http://zoilacapristan-poesia.blogspot.com/

 
 
 

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Mayo 2012)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista