El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
REDES INTERNET
SERVICIOS
Dilma Rousseff le gano al Neoliberalismo
Con el Partido de los Trabajadores Dilma Rousseff gano en la segunda vuelta, sus primeras palabras son "para hacer un llamado a la paz y a la unión", negó que el país estuviera dividido y sostuvo que está dispuesta al diálogo con los distintos sectores de la oposición. "Quiero ser una presidente mucho mejor que lo que fui hasta ahora", “Vamos a construir un Brasil más productivo y más moderno, pero también más solidario y que cuide a las personas, especialmente a las mujeres, a los negros y a los jóvenes”, dijo mientras los simpatizantes vitoreaban: "Corazón valiente".
Dilma Rousseff de 66 años, del Partido de los Trabajadores (PT), exguerrillera contra la dictadura en su juventud, eficiente ministra de Minas y Energía con Lula y presidenta de la séptima economía del mundo en los últimos cuatro años, gobernará Brasil otros cuatrienio a partir del 1 de enero de 2015.

Con este triunfo, el PT, verdadera máquina electoral de 1.8 millónes de afiliados y la mayor formación con estructura de partido político de Brasil, estará en el poder en el país, al menos, 16 años seguidos: ocho con Lula, desde 2002 a 2010, y otros tantos con Rousseff, de 2010 a 2018.

Un total de 142,8 millones de brasileños fueron convocados a las urnas en este inmenso país. Los centros de votación abrieron a las 08:00 , mientras que las últimas cerraron a las 19 debido a la diferencia horaria.

Los últimos sondeos ya daban una leve ventaja a Rousseff de entre cuatro y seis puntos. Había perdido un punto en los últimos dos días, y su rival había subido otro, pero siempre tuvo más chances de victoria

"muito obrigada" , "Muy agradecida" , escribio la mandataria en su Twitter.

América del Sur, Centroamérica y el Caribe celebran la consolidación de la izquierda progresista y popular representados (mas de 110 partidos) en el Foro de Sao Paulo

 

16 años en el poder del PT (partido de los Trabajadores)
Dilma Rousseff (66 años) con el 51,62% de los votos obtiene la reelección y el desde el 1° de enero de 2015  iniciará un segundo mandato de cuatro añosLuego de ser anunciado su triunfo, agradeció a las fuerzas políticas que le dieron su apoyo. Afirmó que sus primeras palabras son "para hacer un llamado a la paz y a la unión", negó que el país estuviera dividido y sostuvo que está dispuesta al diálogo con los distintos sectores de la oposición. "Quiero ser una presidente mucho mejor que lo que fui hasta ahora", “Vamos a construir un Brasil más productivo y más moderno, pero también más solidario y que cuide a las personas, especialmente a las mujeres, a los negros y a los jóvenes”, dijo mientras los simpatizantes vitoreaban: "Corazón valiente".

A continuación, la mandataria señaló que la palabra más repetida durante la campaña fue "cambio" y el tema más exigido, "reformas" y que, por eso, concentrará sus esfuerzos en impulsar una reforma política, que someterá a plebiscito. "La primera reforma, la más importante, será la reforma política. Y quiero discutir este tema con el nuevo Congreso y con toda la sociedad. Habrá acuerdo para abrir una discusión y llevar a cabo las medidas concretas", comunicó.

"Tenemos la obligación de promover de tener un compromiso, grande, con el combate contra la corrupción. Voy a fortalecer las instituciones de control para acabar con la impunidad, que es la protectora de la corrupción", prosiguió.

"Impulsaré medidas concretas para promover el crecimiento, el empleo y la valorización de los salarios. Vamos a dar más impulso a todos los sectores, en especial la industria", dijo con respecto a las medidas. "Continuaré combatiendo con rigor la inflación. También voy a impulsar el diálogo con todas las fuerzas productivas del país", indicó.

En el camino ha quedado Aécio Neves, un hombre de la élite política brasileña, ex diputado, ex senador y ex gobernador con fama de playboy. Neves encarnó el cambio y dar un giro liberal para que el país vuelva a crecer, controlar la elevada inflación y "mejorar" los programas sociales. Pero sus promesas de campaña han quedado opacadas por la arrolladora capacidad electoral del PT. Finalmente, obtuvo el 48,38%, tan solo tres puntos porcentuales por debajo de la mandataria. El apoyo de Marina Silva no resulto endosable, los estrategas polarizaron los programas de gobierno y ni los manejos especulativos de la bolsa de valores ni algunos medios derechistas "Revista Veja" con denuncias de corrupción afectaron los resultados. Dilma contesto “No puedo quedarme callada frente a este acto de terrorismo electoral articulado por la revista Veja y sus socios ocultos, una actitud que avergüenza a la prensa y agrede nuestra tradición democrática”, criticó ayer Dilma. Con la evidente pretensión de contaminar la agenda antes del debate televisivo entre Dilma y el opositor Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), que se realizaba el viernes por la noche, Veja adelantó su edición que habitualmente es distribuida los sábados.

Ha ganado por tres millones de votos en un país en el que tenían derecho de sufragio 146 millones de ciudadanos. Fue necesario, pues, recontar casi hasta la última papeleta para asegurar el resultado y dar la noticia. Con el 100% de los votos escrutados, Rousseff obtuvo el 51,64% contra el 48,36% sumado por su oponente, el liberal Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB). Esos poco más de tres puntos son la diferencia más corta registrada en unas elecciones presidenciales desde el final de la dictadura en Brasil, desde 1989, año en que Lula pugnó por la presidencia frente a Fernando Collor de Melo.

La campaña para el segundo turno, que comenzó el 6 de octubre, después de que la ambientalista Marina Silva quedase eliminada, se caracterizó por lo ajustado de los resultados que arrojaban los sondeos, lo que acarreó una polarización extrema de la sociedad que ha quedado reflejada en el resultado final. Uno de los mensajes más importantes del electorado para la presidenta brasileña, ahora que tendrá un segundo mandato, ha sido el nivel de abstención. En total fue un 21 % de brasileños que no votaron ni por Neves ni por Rousseff.

Como se preveía, los más pobres y atrasados Estados del Norte y del Nordeste, como Bahía o Pernambuco, votaron en bloque a Rousseff. Los Estados del sur, más ricos e industrializados, con una población con más recursos, como el más poblado de São Paulo, prefirieron a Neves. Para Rousseff fue el Estado clave de Minas Gerais, en el centro del mapa, cuna de ambos y donde Neves ejerció como gobernador durante ocho años.

El Partido de los Trabajadores fue fundado el 10 de febrero de 1980, en medio de la agudización de la crisis política, económica y social que condujo al desmontaje de la dictadura militar imperante en Brasil desde 1964 hasta 1985. Su fundación fue resultado de un proceso de construcción emprendido en 1979 por el Movimiento Pro-PT, en el cual convergieron tres vertientes del movimiento popular y la izquierda: el nuevo sindicalismo surgido de las oposiciones sindicales que disputaron el control del aparato sindical burocrático de la dictadura; los movimientos sociales de diverso carácter que proliferaron en las décadas de 1960 y 1970 en el seno de los movimientos cristianos de base; y los denominados sobrevivientes, dirigentes y militantes de la izquierda de los años sesenta, salidos de prisión o de regreso del exilio como resultado de la lucha por la amnistía y la defensa de los derechos humanos.

Brasil fue el país donde el imperialismo norteamericano y los sectores más reaccionarios de las fuerzas armadas latinoamericanas desarrollaron el prototipo de las dictaduras militares de «seguridad nacional». Entre los años 1968 y 1974, la represión del régimen militar brasileño se agudizó mediante el aplastamiento de las luchas opositoras que aún subsistían desde el golpe de Estado de 1964. El papel protagónico en la creación del PT lo desempeñaron los dirigentes del nuevo sindicalismo surgido en las industrias de punta que proliferaron en la etapa del «milagro económico», cuya figura emblemática era Lula, tornero mecánico de una de las empresas del cordón industrial de São Paulo conocido como ABC paulista. Hitos en este proceso son las grandes huelgas industriales de los años 1978 y 1979, que proyectan a Lula y otros dirigentes del nuevo sindicalismo como figuras conocidas y respetadas a escala nacional. Las huelgas estimularon la convergencia entre las luchas obreras y las luchas de la clase media que, hasta ese momento, se habían mantenido paralelas e inconexas. Esa convergencia empieza mediante la participación de los movimientos sociales de la clase media en acciones de ayuda material a los Fondos de Huelgas. La secuencia de eventos fue vertiginosa. En el mes de enero de 1978 Lula toma posesión de la presidencia del Sindicato de los Metalúrgicos de São Bernardo. En mayo, estalla la primera de las huelgas metalúrgicas. En julio, se efectúa el 4º Congreso de la Confederación Nacionalde Trabajadores de la Industria(CNTI), al que asisten los dirigentes de las oposiciones sindicales para continuar su lucha dentro contra la burocracia amarilla. En diciembre, Lula hace por primera vez la propuesta de crear el Partido de los Trabajadores en una reunión efectuada en el Sindicato de los Metalúrgicos de São Bernardo. En enero de 1979, se realiza en el 9º Congreso de la Federación Paulista de Metalúrgicos (Congreso de Lins), que aprueba la Tesis de la construcción de un Partido de los Trabajadores.

 
 
 
 

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (ActualizadoOctubre 2014.)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista